Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 26 de Enero de 2003

Voy a leer el principio del poema del que les hablé ayer:
« Él es el rey de todas las existencias, nada lo sobrepasa,
Todos los budas, tan numerosos como la arena del Ganges, lo atestiguan.
Comprendo ahora lo que es la perla mani,
Ella responde a todos los que la reciben con confianza »

He explicado esta parte ayer. La segunda parte de este poema es sorprendente en relación a la primera. La primera es « Él es el rey de todas las existencias ». Es una afirmación : el rey, todos los budas lo atestiguan. Entonces está certificado por las altas autoridades. « Comprendo lo que es la perla mani », la perla mani es la perla que sirve para realizar todos los deseos.

La segunda parte del poema:
« Vemos claramente que no hay nada,
ni hombre ni Buda.
Las miríadas del universo son bolas en el océano,
Los sabios y los santos, los relámpagos en el cielo. »

Entonces el principio del poema es más bien tranquilizador, están los budas, la perla mani que es el sueño de todos los seres humanos, y en la segunda parte, de pronto, no hay más nada, ni siquiera los sabios, ni los budas, no hay más nada. Es de Yoka Daishi, un gan maestro, discípulo del sexto patriarca.

Qué felicidad, que suerte para mí el haber conocido al zazen, y al Maestro Deshimaru que es de la línea de los budas hasta Shakyamuni. Qué placer haber encontrado esto en mi vida. Todo lo que existe en nuestro planeta es nuestra historia. Antes, en Japón, teniendo en cuenta que es una isla, la gente estaba tranquila, no conocían la historia de los otros. Después encontraron al cristianismo, conocieron la existencia de otros países. Antes estaban sobre todo en relación con China y Corea. Y para mí, aunque yo no sea cristiano, Jesús, Cristo es mí historia, mi propia historia – yo digo « yo » como cada uno de ustedes podría decir « yo » - un historia, una esperanza, un ideal, una manera de pensar, de ver las cosas, las equivocaciones, los razonamientos, lo bueno, lo malo.

Pues, de pronto encontré al Buda: Deshimaru. Yo había rezado tanto para que Dios me envíe un maestro espiritual que pudiera ayudarme a sobrevivir, a soportar, a asumir la fe que yo tenía viendo que no hay nada! La nada es insoportable al espíritu humano, es por eso que cada uno se construye su pequeña historia, cada uno se construye su pequeño dogma, sus creencias, sus certezas y nos peleamos por eso, hasta el final.

La única religión que afronta, le hace frente, asume la « nada » - no hay ni sabio, ni Buda- es el zen. ¿Y por qué? ¿y cómo? Simplemente por zazen. Por el zazen, la « nada » no es para nada un problema, incluso al contrario, para el Buda, la « nada » es el nirvana, la calma, la paz, el silencio, el reposo eterno, la naturaleza profunda de Dios mismo. Solamente por el zazen, es maravilloso. Para mí es fácil de entender. El hombre cree siempre que un dogma es necesario. Hasta en el zen muchos de los que practican zazen se equivocan; crean un dogma porque son humanos, necesitan hasta de la « nada » para hacer alguna cosa, hasta del zazen hacen alguna cosa.

La nada no es nihilista, al contrario. La nada es la naturaleza de todas las cosas y todas las cosas son la naturaleza de « nada »: Shiki soku ze ku, ku soku ze shiki. Nosotros, en tanto que humanos, lo que nos interesa es « toda cosa » . Es todo , es la vida. La « nada » en tanto que nada no existe y es lo último a inventar. La nada existe en todas las cosas, un punto importante con respecto a la postura. Nuestro cuerpo material es una realidad que está ligada a « nada » como acabo de explicar. La naturaleza de nuestra realidad es la « nada », es lo que le da su amor, poque la « nada » es de amor, vibra.

En la medicina taoísta aprendemos que el cuerpo es el emperador. Es el emperador que dirige todo. Si el emperador se detiene, muere, el país se funde. Pero sobre el emperador, está Dios. Dios, como he dicho ayer es el ombligo que nos liga a nuestros hijos y a nuestros padres, a nuestros ancestros y a nuestra descendencia. El ombligo que nos liga a nuestro yo superior, eterno. El ombligo dirige incluso al emperador, lo dirige todo. Entonces les digo claramente: – Aprendan realmente (y sobre todo durante zazen podrán aprender más fácilmente) a sentir, a respirar, a tocar, a pensar las cosas con su ombligo. Quizas para las mujeres embarazadas es más fácil, es un buen período para descubrir esto. Pero hasta cuando no están embarazadas, es igual, es lo mismo. Todo, como ustedes, está ligado a su madre cuando están en su vientre, ustedes piensan, sienten, tocan, aman por el ombligo. Podemos amar con el ombligo. Creemos que amamos solo con el corazón, podemos amar por el ombligo, podemos pensar por el ombligo, se puede abrir la fontanela por el ombliho, podemos hacerlo todo. Cuando esten muertos, aún quedará esto.

Volver a la lista de los kusenes