Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 9 de Febrero de 2003

El Maestro Deshimaru decía todo el tiempo que el zen debe ser creativo como una fuente fresca, una fuente viva.
¿Qué es crear y cómo crear ?

Crear es tomar distancia en relación a los objetos. El primero de los objetos, es nuestro cuerpo y luego, lo que creemos que es nuestro ego. Podemos considerarlos como objetos. Y luego, están todos los objetos : trozos de madera, instrumentos musicales, lapiceras, carnets, páginas en blanco. Entonces, tomar distancia. El creador toma distancia en relación a un objeto y entonces al mismo tiempo, en relación a su cuerpo y a su ego y ahí la creación comienza. Vemos también otros ángulos, otros aspectos de las cosas. Tomar distancia en relación a los objetos es descubrir la interdependencia. La noción de interdependencia es muy importante en la filosofía del budismo. Todas las cosas existen en interdependencia. ¿Cómo una obra de arte puede llegar a tocar a un espectador sino por la interdependencia que hay entre esta obra y el alma del observador? Descubrir la ley de interdependencia, es descubrir el espíritu. El espíritu uno.

El Maestro Kodo Sawaki, recuerdo, tenía un sello, no sé cómo se dice en japonés, había un sello que yo había puesto en un sobre (pochette) de uno de mis kesas y nunca me olvidé lo que había escrito en ese sello. Estaba escrito : « Sólo hay el espíritu ». Entonces, nos decimos, evidentemente : « ¿Qué espíritu , el mío , mi espíritu ? » o sino nos decimos : « ¿El espíritu de Buda ? » como si hubiera un espíritu de Buda que existiera en algún lado.

En realidad, mi espíritu es el espíritu de Buda, no es sino uno, y el espíritu de Buda no es un espíritu particular, es interdependencia. Es el espíritu de la interdependencia. Es Dios. Y sabemos que la particularidad, la característica de Dios es la de ser creador. Y una obra de arte no puede ser realizada más que por Dios. Es un jefe de obra porque se ve algo de sobrehumano en su interior. Entonces, más que buscar un objeto siempre en el exterior, ver a las otras personas como objetos, en lugar de querer uno mismo ser el objeto de interés de los otros, en lugar de querer fabricar objetos para ganar dinero, hay que fabricar obras de arte.

Volver a la lista de los kusenes