Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Jueves 27 de Julio de 2006

El zazen no es una mortificación. Es verdad que la postura puede parecer difícil, especialmente para los principiantes, pero es la postura de los Budas. Mismo aunque sea difícil no es una mortificación.

Justamente, la enseñanza de Cristo no es tan diferente de la enseñanza del zen, puesto que probó que eso no era su cuerpo, que él era más que su cuerpo. Para eso, experimentó el sufrimiento, la muerte y a continuación resucitó, es decir que reintegró su cuerpo. Era el punto fundamental de su enseñanza a sus discípulos, algunos no querían creer, decían: "Es un fantasma, no es él", "Vamos, tocame". Efectivamente estaba vivo, en un cuerpo material, pero no era este cuerpo, la raíz de su conciencia no era este cuerpo.

Mi Maestro decía: "El zazen es similar, es una postura calma, tranquila, no es peligroso, nadie murió de los dolores del zazen. Se toma simplemente conciencia, que mantener la conciencia en el cuerpo es muy doloroso, se haga zazen o no. El Maestro Dogen dijo en un capítulo muy importante de su obra, el Shobogenzo, donde habla de la postura de loto, de la postura de zazen, dice: "Hay una postura de zazen donde se practica con su cuerpo". Es verdadero, para tomar la postura se tiene necesidad del cuerpo; dice: "Hay una postura de zazen donde se practica con el espíritu", después, la práctica deviene más espiritual; y dice finalmente: "Hay una postura de zazen dónde el cuerpo y el espíritu son abandonados".

Volver a la lista de los kusenes