Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Jueves 27 de Julio de 2006

Consideramos que de un lado esta el sueño y por el otro lado una realidad. Pues para soñar hay que dormirse. Cuando se duerme estamos en un estado diferente de conciencia y soñamos. En el sueño pensamos que es real y cuando nos despertamos nos damos cuenta que era un sueño. En el sueño tenemos la posibilidad de hacer cosas que son imposibles en la realidad.

Pues hay una parte del sueño que nos gustaría mucho tener en la realidad. También hay una parte de la realidad que nos gustaría tener en el sueño. Pues el zazen eso es.

Es para esto que el zazen se practica con una postura rigurosa, bien real, en un estado de despertar, muy derecho, con una respiración profunda, con un control sobre todos los puntos del cuerpo, de la postura real y es en el seno mismo de este despertar que uno se abandona, es decir entra en el mundo del sueño.

Luego cuando practicamos kin-hin, la marcha, es todavía más fuerte porque es moviéndose. Logramos mover, actuar con el cuerpo mientras que durante zazen no debemos actuar, no hay acción, no nos movemos. No nos movemos pero a pesar de todo hay una gran actividad en el interior.

Finalmente nuestra conciencia es mucho más... Mi maestro decía: "cuando usted está en una gran habitación donde hay una mosca que esta volando, si usted esta con amigos y a una discusión, usted no presta en absoluto atención a esta mosca."

Eventualmente va a posarse en nuestra cabeza y vamos a echarla automáticamente. Si nos quedamos una hora así con amigos, apenas vamos a observar a esta mosca. En cambio si estamos sentados allí en zazen sin movernos, vamos a oír este ruido completamente porque estamos completamente disponibles y atentos. Vamos a oír a esta mosca y si se posa sobre nosotros, como no podemos movernos, vamos a sentirla absolutamente. Entonces nuestra conciencia es como esta mosca.

Es decir que en la vida diaria, no se presta tanta atención a esto, como la mosca que vuela. En cambio, cuando se esta sentado en zazen, a la conciencia se la ve, enorme, se la escucha. Es esto que llamo la actividad, la actividad de la conciencia, también la respiración. Cuando sabemos respirar bien durante zazen, se facilitan muchísimo las cosas.

Volver a la lista de los kusenes