Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Sábado 22 de Febrero de 2003

Todo en el universo no es sino una cuestión de punto de apoyo para existir, ser revelado, todo debe reposar sobre un punto de apoyo.

Por ejemplo, el movimiento reposa en la inmovilidad, es por eso que en zazen no debemos movernos. Durante el zazen si queremos descubrir el mundo interior, el mundo del espíritu, el punto de apoyo es el cuerpo.

Igualmente, sin luz como punto de apoyo, la oscuridad no puede existir y sin oscuridad, la luz no quiere decir nada.

Siempre, el espíritu toma apoyo en el cuerpo para ser revelado. La sustancia misma del cuerpo y del espíritu, como no podemos diferenciar materia y espíritu. Si diferenciamos las cosas, es para obtener los puntos de apoyo.

Por ejemplo pierna derecha, pierna izquierda para avanzar, para caminar. Si no tienen una pierna que va hacia atrás tempoco tendrán una pierna que va hacia delante. Igualmente hay que entender, discernir las cosas. Por ejemplo, el zazen es rápidamente evidente con el cuerpo, con la materia de nuestro ser, sentimos las cosas. Si no tuviéramos cuerpo, no sentiríamos las cosas. El cuerpo es el punto de apoyo de las sensaciones.

Claramente, cuando comienzan el zazen, es bastante difícil. Esta postura es difícil y lo primero que descubren es que el cuerpo material es doloroso. Entonces después, vamos a diferenciar las diferentes sensaciones de placer y dolor. Hay gente a la que el dolor le da placer y gente a la que le gusta sufrir o que son masoquistas. Y finalmente nos damos cuenta que fundamentalmente las difernetes sensaciones del cuerpo no son diferentes. Son sólo nociones. Entonces, hay que centrar la sensación en su unión. Por esto, una vez más , hay que tomar apoyo.

La postura de zazen es estricta. Es una postura que se practica en la humanidad desde un tiempo que no podemos evaluar exactamente, pero que como mínimo dista unos 5000 años, aparentemente 100000, 100000 años. En todas las tradiciones que hemos encontrado, todas las descripciones de esta postrua son parecidas, exactas, precisas. El humano se sienta en un cojín que puede ser un almohadón de hierbas o incluso a veces se sinta en una piedra, levanta ligeramente sus nalgas bascula la pelvis hacia delante, estira la columna vertebral poniéndola bin derecha. Presiona el cielo con la cabeza, tiene las piernas cruzadas en loto o en medio loto, las rodillas plantadas en el suelo.

El punto de apoyo absoluto es el punto donde se tiene la posibilidad de relajarse y abandonarse totalmente, pero al mismo tiempo de mantener un tono muscular suficiente para mantenerse perfectamente vigilante, no dormirse. Y ahí, observamos. Y ahí, se observa su cuerpo y su espíritu. Entonces, me dirán, creo en el espíritu. ¿En la presencia del espíritu? El cuerpo, bien, podemos verlo, tocarlo. ¿Qué es el espíritu? ¿Dónde se encuentra? ¿Se encuentra en el cerebro?

De todo lo que hemos podido mirar en el cuerpo, vemos la piel, vemos la carne, vemos la sangre, vemos los huesos, vemos lamédula, los órganos, todo eso, pero la substancia del espíritu es difícilmente detectable.

Hay personas que han hecho experiencias sobre esto. Por ejemplo, han pesado a una persona agonizante antes y después de la muerte. Han evaluacdo la base de esta sustancia y tienen alrededor de 30 gr. Es decir que cuando morimos, perdemos 30 gr. Entonces, el espíritu también tiene una substancia. Podemos decir que el cuerpo, después de la muerte, ¿no es espiritual? ¿No es más espiritual, es sólo material? Seguro que no, las células continúan viviendo, los átomos continúan girando. Incluso en la muerte esta todavía la vida.

Entonces el zazen, es descubrirse a sí mismo y volverse íntimo con uno mismo. Aprender a mantener el equilibrio a mantenerse inmóvil, a respirar, a descubrir su cuerpo y su espíritu, aprender a abandonar, descubrir la libertad inmensa que nos pertenece.

Volver a la lista de los kusenes