Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Sábado 18 de Noviembre de 2006

Kin-hin
Presten atención para que la postura sea la más dinámica posible, la cabeza bien derecha, la columna bien derecha, presionar bien sobre la pierna delantera, extender la rodilla, etc., pero al mismo tiempo, deben concentrarse en aflojar las tensiones.

Desde hace mucho tiempo, posiblemente desde la infancia, nuestro cuerpo recibió ciertas informaciones, y está acostumbrado a generar ciertas reacciones, digamos por defensa, en forma de tensiones, en forma de crispaciones, esto puede ser a nivel muscular, pero puede ser a nivel de los órganos mismos. Pues durante zazen, hay que estar alerta de estas tensiones que son parásitas. Entonces hay ciertas cosas que deben movilizar, y hay ciertas cosas que deben desmovilizar, desconectar, lo que quiere decir que esto sí pide mucha atención, de estar bien centrado en el interior de sí mismos.

Durante la marcha de kin-hin, es fácil durante la expiración estirar el cuerpo, empujen el suelo con el frente del pie, la raíz del dedo gordo del pie, extiendan la rodilla, estiren la columna, empujen el cielo con la cabeza, presionan suavemente las manos una contra la otra, digo bien suavemente, es decir, sin contraer los músculos, es más la intención lo que cuenta, expiren… expiren… expiren… y durante la inspiración aflojan todo, abran los pulmones, imagínense que son un globo que se infla y se vuela hacia el cielo. En ese momento, la pierna trasera pasa adelante, y de nuevo expiren… expiren… expiran… sientan el peso del cuerpo que va a presionar contra el piso, sientan la cabeza que va a presionar contra el cielo, estiren, estiren el cuerpo, al final de la expiración, de nuevo dejan el aire llenarlos, y el pie trasero pasa adelante.

Pues es una alternación de expiraciones largas que les anclan en el suelo y la inspiración ligera donde aflojan todo y donde la pierna trasera pasa adelante. Tengan en cuenta que la expiración debe ser larga, más larga que la inspiración. La mirada puesta a cuarenta y cinco grados hacia el suelo, cerca de dos, tres metros sobre el suelo delante de ustedes. Es muy importante los ojos, la manera de mirar, no fijen un punto por fuera, sino vuelvan la mirada hacia el interior, al observador.

Volver a la lista de los kusenes