Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Miércoles 11 de Abril de 2007

Pues, su postura, su cuerpo contiene las marcas de la actitud de espíritu y la conciencia de su vida personal. Cuando se sientan en la postura de zazen, se crean las condiciones de un reinicialización del cuerpo-espíritu. Entonces en primer lugar, obviamente, para los principiantes, se intenta darles una idea de lo que es el cuerpo-espíritu de un Buda, porque es verdad que si se dice a alguien que no conoce nada en absoluto: "es necesario que tome la buena postura del cuerpo y el espíritu" dirá: “no sé lo que es esta buena postura.” Por esta razón, se le explica:

La espalda debe estar derecha, la nuca bien estirada, es decir que la cabeza no se inclina adelante, ni a la derecha, ni a la izquierda, ni para atrás, no miramos al cielo, miramos bien delante de sí, el mentón entrado, es la señal de que sí se está observándose y no se está preocupado por lo que pasa por fuera, la columna esta derecha, y siempre empujamos el cielo con la cabeza, como expliqué hace poco sobre la verticalidad. Es la dinámica de los dioses y de los Budas. Y también empujamos el suelo con las rodillas, estamos anclados en nuestro cuerpo.

Cuando se está en Samadhi, se considera que toda materia, todo fenómeno, es nuestro propio cuerpo, no se considera que la tierra, el planeta tierra, esta separado de nuestro cuerpo, por lo tanto es importante también tomar buena raíz en la tierra. Se sientan sobre el almohadón, pero esto no es lo mismo que si se sientan en un sillón o en un asiento con respaldo. Realmente, se debe sentar sobre la parte de los muslos, sobre los ísquiones, en consecuencia se bascula ligeramente la pelvis, hacia adelante.

La primera vez que oí al Maestro Deshimaru hablar de pensar con el cuerpo, esto me sorprendió completamente. ¿Qué quiere decir pensar con el cuerpo? ¿Cuál es el lazo entre la conciencia, el pensamiento y el cuerpo? De hecho, hasta podríamos decir: hay que pensar el cuerpo, o, el cuerpo es sólo un pensamiento, o piénsese a usted mismo, sí, hay que pensarse, o es sólo un pensamiento. Había pensado que se creaba con arcilla, que se creaba con piedra, con madera. Que se creaba con el pensamiento, todavía no lo sabía.

Volver a la lista de los kusenes