Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Sábado 10 de Marzo de 2007

¿Cuál es la diferencia fundamental entre el pensamiento condicionado y el pensamiento creativo? El pensamiento creativo, es "Hishiryo": esta famosa expresión inventada por Hyakujo y conservada y transmitida desde entonces, por todos los maestros y en particular por el Maestro Dogen Zenji. De este modo, el hecho de concentrarse conscientemente en su postura, ya se esta pensando creativamente y no con el pensamiento condicionado. El pensamiento condicionado, es aquél que se sufre, debido a las complicaciones de su espíritu, de sus preocupaciones, de sus emociones, de la influencia de los otros, de la influencia de la tele, de las informaciones, de los amigos. A partir del momento en que se controla su pensamiento, donde el pensamiento se convierte en una herramienta, se convierte en un pensamiento creativo que crea una nueva realidad.

Así cuando se sientan en zazen, recapitulan la postura: es la mano izquierda que se coloca sobre la mano derecha, esto es el pensamiento creativo, comprueban: ¿es que tengo bien la mano izquierda en la mano derecha? Entonces crean su realidad, no la sufren. Todo el mundo debe evolucionar, incluso el maestro, del Maestro al más débil de los discípulos, todo el mundo puede evolucionar y debe evolucionar. Pues el zazen es una herramienta de evolución.

De este modo: pensamiento creativo, sí, pensamiento condicionado, no. Esto, es el estado de espíritu del zazen. ¿Qué es el pensamiento condicionado? Todo lo que creen es la realidad es el pensamiento condicionado, incluso su propio cuerpo tal como lo piensan esta condicionado. En consecuencia, todo esto, durante zazen, no lo tienen en cuenta, la no toma en consideración. "Hoy estoy cansado", no, condicionado, no lo tengo en cuenta. "Estoy viejo, tengo 70 años". No, no lo tengo en cuenta, condicionado.

Todo esto lo liberan, no tengan miedo. Hasta cierto punto, efectivamente, es el mismo proceso que la muerte, es decir, el despojo del condicionamiento. Todo lo que se condiciona tiene un nacimiento y luego, a continuación, desaparece.

He aquí el estado de espíritu que debemos adoptar durante el zazen, y por supuesto, una vez que el zazen terminó, no vale la pena seguir pensando en el zazen, pueden volver a estar condicionados y armonizarse con el mundo de las causas y condiciones. Es solamente durante el zazen, que lo “normal” es ilusión total.

Todo lo que es importante durante zazen, es la postura de zazen, y la postura de zazen está más allá de nuestro cuerpo kármico, es la postura de Buda, la postura de Dios, la postura del espíritu.

La nariz y el ombligo en una misma línea vertical, los ojos horizontales, la nariz vertical, las orejas y los hombros en el mismo plano vertical. La posición de la cabeza es muy difícil de explicar, el mentón no debe irse hacia adelante, la frente tampoco debe caer hacia adelante, la nuca debe estar estirada, pero sin crispación, a la altura del torso debe estar abierto, el chakra de la garganta debe abrirse, la cabeza debe estar sin contracciones en la nuca, sin contracciones en los hombros, natural. Es muy importante. Para pensar "creativamente", es necesario tener el cerebro relajado y la cabeza bien en su lugar. Los codos ligeramente apartados del cuerpo, el espalda bien derecha, la pelvis ligeramente basculada hacia adelante, lo que permite a toda la masa abdominal liberarse. El plexo solar en general moviliza mucha cantidad de energía. Si liberan las tensiones, el miedo que está en su plexo solar, allí, entonces se transforma directamente en energía que va a acumularse bajo el ombligo, en fuerza energía, lo que va a darles una gran estabilidad para el zazen y en la vida. Es importante tomar la posición de loto o medio loto, tener las rodillas plantadas en el suelo, fisiológicamente, es la posición del Buda.

Los que quieren realmente hacer zazen, pueden hacerlo.

De este modo, se tiene cuidado en todos los detalles, la posición de las manos, de los pulgares, los pulgares se juntan en paralelamente a las palmas de las manos, paralelamente a los dedos mayores de las dos manos, que se superponen y forman una línea. Los pulgares no deben caer, ni subir en punta, tienen que estar bien horizontales, relajados, están en contacto uno con otro, pero no demasiado apretados. Por supuesto nuestro cuerpo no es perfecto, se tienen muchos defectos, esto funciona más o menos bien, tenemos cada uno nuestras pequeñas enfermedades, pero allí, se trata de la postura del Buda. El hecho de intentar realizarlo perfectamente crea un holograma en su espíritu, crea una realidad en su espíritu. Aunque no lo logre perfectamente, con todas sus células, toda su energía, ustedes intentan, recapitulan todo el tiempo la postura.

Las mandíbulas están en contacto, pero no hay contracción, no aprieten los dientes, las mejillas relajadas, una ligera sonrisa, más bien en el sentido de una apertura de la sonrisa, se llama eso la sonrisa interior. Es importante, la sonrisa interior, eso forma parte de la postura porque eso relaja la cara, la nuca, el cuello y eso tiene también una incidencia sobre el cerebro porque el cerebro él también se mueve, se coloca. La punta de la lengua está en contacto con el paladar, detrás de los dientes superiores. Se respira. Tocamos los cinco sentidos, la lengua, es el gusto, la respiración, es el olor, por lo tanto se respira por la nariz. Los ojos siguen estando semicerrados, es la posición que aconsejaba el Maestro Deshimaru y el Maestro Kodo Sawaki. ¿Por qué tener los ojos semicerrados y no cerrados? Semicerrado quiere decir que no se observa exteriormente, pero a pesar de todo se puede percibir el exterior, es importante para poder tomar conciencia de la naturaleza de todos los objetos que nos rodean. Pueden a veces cerrar los ojos si se está demasiado nervioso, para calmarse, pero esto presenta el riesgo de caer en la imaginación, o de soñar o dormirse.

Pues una vez tomaron la postura correcta, y bien, es necesario abandonar el cuerpo como si no existiese. No es para el cuerpo que se toma la postura correcta, es para el espíritu, es la postura del Buda, una postura eterna. El cuerpo individual, no es necesario considerarlo, como lo dije anteriormente. A partir de los primeros instantes del zazen, abandónenlo.

Volver a la lista de los kusenes