Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Miércoles 4 de Abril de 2007

Si observan bien los puntos importantes que se les describen en la postura, es decir, la nuca, toda la zona de la nuca, la zona de la quinta vértebra posterior, ustedes verán que son puntos fundamentales de comunicación entre cuerpo y espíritu.

¿Qué es la comunicación entre cuerpo y espíritu? Es al nivel del sistema hormonal y al nivel del tálamo que esto sucede. Al nivel de la nuca, también está el cerebelo, una relación entre la cima de la columna vertebral y el cerebro. De la quinta a la tercera vértebra lumbar, esta es la zona de creación de las células existentes en el cuerpo.

El cerebro está en relación con todas las células de nuestro cuerpo, trece veces por segundo el cerebro da informaciones y reinicializa la célula, pues en 1/13 de segundo, pueden transformar totalmente su estado de ser, su conciencia y su cuerpo también. Así las informaciones vienen de arriba y son transmitidas a todo el cuerpo.

Hay que ver el cuerpo luego en su conjunto. Suelten las tensiones inútiles, la boca cerrada, los dientes en contacto, no contraídos, la lengua contra el paladar, detrás de los dientes, los ojos medio cerrado, la mirada puesta a 45 grados sobre el suelo, no la fijamos en algo, no cerramos los ojos.

Una vez la postura establecida correctamente, observan su respiración e imaginen la respiración esforzándose en concentrarse en la expiración, lleven su concentración sobre la expiración y al final de la expiración, la inspiración va a hacerse naturalmente. La expiración es larga… larga… larga…y profunda y la inspiración se hace automáticamente. La respiración debe ser silenciosa. Es bueno observarlo y tomar conciencia, y hacer este ejercicio que les he indicado, esto va a estabilizar sus bases, a arraigarlos.

También aunque no tomen conciencia inmediatamente, ya que es difícil incluso para antiguos practicantes tomar conciencia, la conciencia durante zazen es extremadamente elevada, pero no es especial o anormal, como, por ejemplo, bajo el efecto del alcohol o las drogas. Por lo tanto cuando observan su respiración o comprueban su postura, ya es la meditación, es decir, tomar conciencia de su realidad silenciosamente, esto no es una toma de conciencia intelectual o mental, pero una experiencia silenciosa directa. En consecuencia el pensamiento mental se calma y se calla, finalmente. Se puede muy bien tener conciencia sin pensar, es incluso fundamental, es la base de la conciencia durante zazen.

Pues los tres pilares, postura, respiración, actitud del espíritu, es decir, qué se hace con su pensamiento, con su concentración, estos tres pilares conducen a la conciencia. La conciencia incluye estos tres pilares, está más allá del cuerpo y el espíritu.

Volver a la lista de los kusenes