Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Jueves 12 de Abril de 2007

Deben hacer el esfuerzo de llevar su conciencia dentro, es decir, ser conscientes de ustedes y, en primer lugar, ser conscientes del cuerpo, su cuerpo y su postura. En ese momento pueden corregirlos y llevarlos al máximo de su fuerza, de su belleza, de su equilibrio, lo más que puedan. Sobre todo, lo que es importante en esta postura, es el equilibrio, se sostienen completamente solos en esta postura, en equilibrio. Es para esto que todo esto es importante. Si no tienen equilibrio, van a hacer un esfuerzo muscular para mantenerse, ahora bien se debe llegar, estando en la tonicidad de la verticalidad, a abandonar el cuerpo como si durmiesen en su cama. Liberen bien las piernas, liberen las tensiones en las piernas.

Y en consecuencia cuando su postura es correcta, pueden abandonarla, pueden olvidarse. Pues el zazen no es una gimnasia que tiende a tener la postura más bonita del mundo. Se toma la postura lo mejor posible, como se indica, pero a continuación se coloca nuestra conciencia más allá de nuestro cuerpo y nuestro espíritu individual, esto es muy importante.

Entonces van a decir: ¿pero cómo hacer para colocar su cuerpo y su conciencia más allá de su espíritu individual? El espíritu es más rápido que la luz, por lo tanto el pensamiento es muy importante. Es como en Matrix, sólo son lo que tienen conciencia de ser, si no tienen conciencia de ser algo, no lo son.

Pues dos cosas se desarrollan en zazen: el poder de concentrar su pensamiento, sin estar distraído, sobre una sola cosa y al mismo tiempo, esto puede parecer contradictorio: el poder de parar el funcionamiento incesante del pensamiento.

Entonces se emplea la misma palabra para los pensamientos parásitos o para el pensamiento concentrado, pero la diferencia es grande. Sufrir los pensamientos y la conciencia que no se controla, es diferente de concentrar su pensamiento en un único esfuerzo, sin distracción, sin moverse. A partir del momento en que olvidan, por ejemplo, un problema que tienen, ya no existe, ustedes se darán cuenta de que les perturba, que les vuelve enfermo, que causa sus pensamientos. La mayor parte del tiempo, si olvidan un problema, desaparece, y cuando más tarde vuelven a encontrarlo, en general ya encontraron en ustedes una parte de la solución o la solución entera. Si piensan: "soy viejo, soy viejo", son viejos. Si lo olvidan, son jóvenes. Si piensan "tengo miedo", tienen miedo, "estoy mal", están mal. Pues poder maestrizar su pensamiento es fundamental para un ser humano.

En el zazen, se comienza a aprender a concentrarse en la postura del cuerpo, porque el cuerpo y el espíritu no están separados. El espíritu crea al cuerpo. Si se endereza el cuerpo, se endereza el espíritu.

Volver a la lista de los kusenes