Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 21 de Octubre de 2007

La conciencia es primordial para nosotros. Es decir que una conciencia que no evoluciona, que no progresa, se deteriora. El cuerpo también. Si no caminan más, si no hacen 10 metros sin usar el coche, el cuerpo se deteriora. Hasta una edad que sobrepasa la edad adulta, la conciencia puede evolucionar. Puede evolucionar ad infinitum. No es solamente a los 20 años o en la juventud que la conciencia se desarrolla.

Y entonces si están atentos, si están concentrados, si están motivados, cada zazen es histórico, cada zazen es de una importancia capital y marca su conciencia, su cerebro. Abre nuevos espacios en el cerebro mismo.

Cuando están en su casa, si se plantean la pregunta por ejemplo de si van al zazen, "si voy a practicar hoy o si me quedo en casa. Oh! Bueno, voy a quedarme en casa ". La conciencia que se tiene cuando estamos en casa es muy, muy diferente de la que se tiene cuando se penetra en el dojo.

En el momento en el que penetran en el dojo, donde toman la postura de zazen, donde enderezan su cuerpo y su espíritu, donde se despiertan, entonces esto se convierte en un momento histórico que señala, que forja su cerebro, que abre nuevos espacios en su cerebro.

Cuando van al cine a ver una película, se sientan cómodamente en una butaca, la sala se oscurece, la película comienza: ¿Qué es lo interesante en el hecho de ir a ver una película? Pues bien, durante la proyección se identifican con los personajes de la película, con las acciones de la película, con las emociones de la película y están allí, olvidan completamente que son ustedes y transponen su conciencia en esta aventura que están mirando.

De hecho, la vida es la misma cosa. Al igual que en el cine podemos percibir una cincuentena de imágenes por segundo, no más -la conciencia humana no puede almacenar más. Entre cada imagen, y esto es muy importante, existe un espacio vacío. Y pues en nuestra vida del mismo modo que en el cine, es la misma cosa. En nuestra vida es la última imagen percibida que se define como la realidad.

Por esta razón durante zazen deben mantener los ojos abiertos, completamente naturales, con la mirada posada a 45 grados delante de ustedes, y no solamente concentrándose objetivamente en la postura, en el zazen. A menudo digo: "corregir sus postura, las manos, el mentón, la nuca", pero ustedes están atentos también a su misma percepción de las cosas.

Cuanto más retroceden en relación al objeto, más su percepción espiritual se vuelve profunda. Vuelven al origen de la percepción. Así pueden ver todo el mecanismo. Hasta pueden ver la oscuridad entre dos espacios de luz manteniendo los ojos abiertos. Así como se dice en los sutras antiguos: pueden ver la oscuridad en la luz. Un poema dice: "medianoche es la verdadera luz, el alba no es clara."

Hablo en relación a la postura, por supuesto. Es importante para que la postura sea fuerte, derecha, noble, pero los detalles, por ejemplo la posición de las manos, especialmente la posición de las manos, son muy importantes, la posición de los pulgares, deben estar bien horizontales. También detalles como el hecho de que los codos no deben tocar al cuerpo, los hombros deben caer hacia abajo. Decimos que estos son los detalles pero está también el todo, el conjunto, el conjunto de la percepción, el conjunto de la actitud.

Volver a la lista de los kusenes