Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Sábado 27 de Octubre de 2007

Es imposible poder describir el resplandor de un diamante que se gira entre los dedos a la luz. Hay demasiadas facetas, hay demasiada luz, hay demasiado… es infinito. Decir: "un diamante es esto", por supuesto que es carbono pero, por ejemplo, esto no es carbón.

Pues hay a pesar de todo cosas que se reencuentran en la enseñanza del Buda y uno de los puntos importantes para evolucionar, para profundizar en la naturaleza de lo que se es, de su espíritu, descubrir más profundamente nuestra libertad, nuestra felicidad, es lo que el Buda llama la no consideración. Es decir no considerar cualquier cosa durante zazen. Podemos hacerlo también durante la vida diaria, pero es más difícil.

Entonces, ¿qué no debemos tener en cuenta? Las sensaciones, los pensamientos y hasta el cuerpo mismo. No tener en cuenta, esto no quiere decir que no se es consciente de ello. Estamos completamente atentos, sentimos las cosas, las vemos, las distinguimos, pero no las tenemos en cuenta. Enotnces ¿cuál es el resultado del hecho de que no las tenemos en cuenta? El hecho es que no se va a reaccionar.

Es como cuando un chico quiere hacer una broma. Por ejemplo, comió un huevo duro y luego lo devuelve y dice: "papá, comí mi huevo, mamá comí mi huevo". Bueno, bueno, saben muy bien que es una broma que ya la hizo por lo menos diez veces y que ya comió de hecho su huevo pero lo devolvió. Y pues no tener en cuenta es la misma cosa, es decir: "por favor, no creo en eso." Cualquiera sea la información, no la tengo en cuenta.

Esta no consideración nos muestra claramente la naturaleza totalmente ilusoria de nuestros pensamientos y de nuestras percepciones, y en consecuencia nos devuelve algo más fundamental que todo esto, incluso que nuestro propio cuerpo, nos restituye nuestro espíritu eterno, tranquilo y feliz.

Volver a la lista de los kusenes