Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 28 de Octubre de 2007

Y luego entonces nuestro fin, aunque se dice que no hay un fin, es reencontrar el espíritu, en japonés "shin”, puesto que es el espíritu justamente... El espíritu existe en toda cosa, no hay que hacer zazen para encontrarlo. Reencontrar el espíritu analógico, es decir, el espíritu uno, no separado.

Estamos acostumbrados a funcionar con un espíritu binario, es decir, existe un interior, existe uno mismo, existen los otros. Estamos separados de los demás, estamos separados de Dios, estamos separados del espíritu. Zazen quiere decir reencontrar el espíritu analógico, el espíritu único y divino.

Entonces ¿si buscamos el espíritu por qué llevar la atención hacia el cuerpo como lo hacemos con la postura de zazen? Porque cuando se encuentra el espíritu analógico, entonces el cuerpo mismo se hace espíritu, el cuerpo mismo es espíritu. Esto es el objetivo. El cuerpo es muy importante en el zen, no para apegarse a él, sino para gustarlo, para salvarlo, para glorificarlo, para purificarlo.

Y es muy importante reconciliarse con él, comprendiendo que nuestro cuerpo es una frecuencia del espíritu. Es la frecuencia más sólida y más material del espíritu y no está separado. Este es el secreto. Entonces empujen la tierra con las rodillas, empujen el cielo con la cabeza. Es decir, enderécense. Estiren bien la columna y sean fuertes, bellos, enérgicos.

Volver a la lista de los kusenes