Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Viernes 10 de Abril de 2009

Entonces digo que zazen es la enseñanza absoluta, y todos los patriarcas dijeron esto. El mismo Maestro Nyojo, el Maestro del Maestro Dogen, precisó bien que las ceremonias, quemar incienso, prosternarse, cantar las sutras, esto no era importante. Está bien a veces para los laicos, para ayudar a la gente que no practica. Pero repitió: "solamente el zazen es la esencia del budismo ". Y al fin acabamos por comprenderlo en nosotros mismos, todos los que practican desde hace tiempo, que conocieron al Maestro Deshimaru (a menudo hay gente que viene aquí, que practicó en la calle Pernéty, en la Gendronnière). Y pues con el tiempo, nuestras ilusiones caen. Con el tiempo es cada vez menos difícil abandonar el ego. Con el tiempo discernimos más fácilmente lo que es esencial. Y luego hay algunas cosas que quedan, y cosas que desaparecen, a veces no nos damos cuenta.

Aunque el contenido de esta verdad absoluta del zazen incluya todas las verdades relativas de la vida, de la muerte, los fenómenos y los no fenómenos; están puestas en el sitio justo. La postura justa. Ni siquiera del cuerpo, de todo el universo. Luego, una vez en su sitio justo, se olvidan, se sobrepasan, se trascienden. Por esta razón, con el fin de transmitirnos esta verdad absoluta, el Buda enseñó los cuatro puntos de vista, y pues en primer lugar, el punto de vista mundano. Es similar al Maestro Deshimaru, cuando llegó a Francia enseñó la postura, la postura, la postura, la postura. Sí, entonces: "¡basculen la pelvis!", porque al principio dolía cuando basculábamos la pelvis. "¡Entren el mentón!" Entonces después algunos discutieron: "Ah! pero no es bueno bascular la pelvis." Son indicaciones. Después sí debemos encontrarlo, por nosotros mismos.

Entonces el Buda dio indicaciones, enseñó el punto de vista mundano, es decir la realidad vulgar y conocida por todo el mundo; la realidad social, por ejemplo. ¿Qué es la realidad social? Es bueno subrayar que no se limita a las informaciones que se ven en la tele. Hasta el punto de vista mundano es más ancho que la intoxicación televisiva. El Boddhisattva encuentra allí un terreno enorme de trabajo, con el fin de crear una sociedad humana en la misma frecuencia que el orden cósmico. El costado mundano tiene también un costado despectivo, es el de tener sus opiniones, su verdad, sobre el exterior. Buscamos por fuera, objetivamente, la verdad. Entonces nos interesamos mucho por los ruidos, por los chismes: bla, bla, bla, bla… la vida de otros, su posición social, el grupo… en el cual hay que mantener una imagen… para ser apreciado, o simplemente aceptado, la necesidad de gustar, el conformismo, el mimetismo.

En la Sangha evidentemente no debemos practicar o ayudar para tener un sitio importante, por sociabilidad; pero practicamos por convicción profunda e individual. Cada uno practica a su ritmo. No está la desdicha de tener que mostrar a los demás, no está la pena de tener que justificarse. No hay a ocupar el sitio de un socio dhármico.

Algunos dicen: "yo soy mushotoku, entonces no hago samu." Como si hubiese solamente dos tipos de monjes, los ambiciosos y los holgazanes. Esto por ejemplo, es una enseñanza que estoy haciendo desde el punto de vista mundano, pero es sensato dirigir, guiar, decir, hacia el punto de vista absoluto. El segundo punto de vista, es el punto de vista individual. Desde este punto de vista, sabemos que todo se percibe por uno mismo. El Dharma es nuestra gran aventura. Somos nosotros quienes lo creamos, antes de nuestro nacimiento. Lo creamos en un frecuencia específica con nosotros mismos. En frecuencia específica con lo que se deseaba realizar en esta vida. Esto, es el punto de vista individual. Es importante.

Dogen dice: "girar su luz al interior."

Cuanto más miras a los otros, más piensas que la verdad se encuentra fuera; que la verdad, la responsabilidad, se encuentran fuera. Incluso el gobierno, incluso el mundo: "¡sí, hay un gobierno, hay una crisis, ouais! Monsanto, esos cabrones; ¡mi familia, mi herencia es mala, mi karma" O también: "¡esta ruptura con mi compañero me quebrantó!". Evitamos este tipo de pensamiento. No es en absoluto un punto de vista elevado.

La vía verdadera y espiritual comienza con un punto de vista individual. Es el primer nivel del despertar, a partir del cual se va a desarrollar el punto de vista terapéutico. Incluso comprender lo que se es, nuestras características, porque cada uno es diferente. También comprender que cada uno es diferente. Pues no sólo a partir del punto de vista individual podemos tomar nuestras responsabilidades, sino que podemos ver las características de la persona que está frente nuestro. En cuanto podemos ver nuestras propias características, podemos comprender la de los otros. Es muy importante. Hablaré de esto más tarde.

Y allí podemos comenzar a desarrollar el punto de vista terapéutico, es decir asistir, corregir, curar, hacer un trabajo sobre sí no motivado por la opinión de los demás. Y cuando nos curamos, naturalmente descubrimos el punto de vista absoluto de las cosas, es decir no separado. En aquel momento hay analogías, y todo está iluminado. En aquel momento los cuatro puntos de vista, mundano, individual, terapéutico, y absoluto son verdad y no se contradicen mutuamente. Así podemos comprender que si un punto de vista es contrario a otro, (por ejemplo si el punto de vista mundano es contrario al punto de vista individual), esto quiere decir que nuestro punto de vista es erróneo.

Volver a la lista de los kusenes