Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Sábado 25 de Enero de 2003

« Él es el rey de todas las existencias, nada lo sobrepasa,
Todos los budas, tan numerosos como la arena del Ganges, lo atestiguan,
Comprendo ahora lo que es la perla mani,
Ella responde a todos los que la reciben con confianza »

La perla mani, es la perla que cumple todos los deseos, que puede realizar todas las cosas. Todos estos poemas han sido escritos por los maestros zen, o sea por personas que practicaban asiduamente zazen, y su experiencia es similar a la nuestra. Sientiendo lo que descubrimos en nosotros mismos, podemos comprender más fácilmente la enseñanza de los maestros zen, situándolos en el contexto del zazen.

Entonces esta perla que puede hacerles realizar todas las cosas, se encuentra en el ombligo. De hecho el zazen está completamente centrado alrededor del ombligo. La postura, la sentada con el cojín, facilita, desarrolla, y concentra la energía en la región del bajo vientre, y el ombligo está ligado a nuestro buda interior, a nuestra naturaleza divina, búdica, a nuestro dios interior.
Nuestro dios interior que es el rey de todas las existencias es atestiguado, certificado por todos los budas. Entonces cuando uno se pone en relación con este Buda interior, cuando uno se liga a él, uno se ajusta. Ahí podemos comunicarnos con él por el ombligo, que Yoka Daishi llamó la perla viviente. Pero no es una comunicación que se parezca al pensamiento, no es una comunicación mental, es una comunicación directa como la que teníamos con nuestra madre cuando estábamos en su vientre, por el ombligo. Es una sensación, una certeza absoluta, sin duda llena de confianza y de amor. A través de nuestro ombligo nuestro Buda interior se liga con todas las partes de nuestro cuerpo. Podemos recibir directamente la energía cósmica.



Volver a la lista de los kusenes