Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 16 de Marzo de 2003

En primavera, las energías se elevan poderosamente hacia lo alto. Debemos prestar extrema atención, estar muy vigilantes con respecto a nuestras emociones. Desde luego que, cuando practicamos zazen, practicamos automáticamente los seis paramitas y eliminamos automáticamente los tres venenos. Pero el trabajo que nos toca hacer en nuestra propia vida cotidiana es igualmente duro en extremo. Si uno hace solo zazen y no se corrige en la vida, perpetua más y más las causas futuras de nuestro mal karma.


Cuales son los tres venenos, que están por cierto, y justamente vinculados a esta estación de la primavera?
La cólera, la envidia, la impaciencia. Es un hecho que no se puede luchar para convertir el mundo exterior en algo totalmente conforme a nuestros deseos. No se puede de un día para otro eliminar todas las injusticias, lograr la perfección de todos aquellos que nos rodean, crear un ambiente perfectamente acorde a nuestros deseos y obtener todo lo que nos podria hacer felices: dinero, la casa de nuestros sueños y la pareja amorosa de nuestros sueños.
E incluso si obtenemos todo eso, si los tres venenos no han sido extirpados de nosotros mismos, encontraremos una vez más el medio para envenenarnos, para auto-envenenarnos y envenenar el mundo a nuestro alrededor. Es eso los tres venenos. Por lo tanto, es muy importante tomar conciencia y tomar medidas, como diria M. Sarkosky, para impedir esta excrecion, para impedir la secrecion de estos venenos en nosotros, por el bien nuestro y el de los demás.


Luego entonces, la enseñanza de Buda a sus discípulos es encontrar la causa de nuestros sufrimientos y eliminar la causa del sufrimiento y por ende el sufrimiento. De cierta manera, el zazen es una buena senda en tanto que medio para erradicar los tres venenos. Por que? Porque durante zazen, uno se mira a si mismo, uno mira hacia el interior y busca soluciones en si mismo. Hace mucho, mucho, mucho tiempo que esos venenos están anclados en nosotros, enraizados en nosotros. Luego de vidas y vidas nos hacen infelices y nos hacen renacer una y otra vez en un mundo de violencia.
Por lo tanto, el zazen permite mirar hacia el interior. Incluso si uno vence a todo el mundo, si eres el más inteligente, el más fuerte, el más bello, incluso si todo el mundo se somete a nosotros, si estos venenos de la cólera, la impaciencia y la envidía persisten, vamos a seguir, a pesar de todo, degradandonos y envenenandonos poco a poco.





Volver a la lista de los kusenes