Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 13 de Noviembre de 2011


Un modo de situarse en el espacio, con su cuerpo, en relación a un sistema, un sistema que es equilibrado y complementario. Y de hecho, en el cosmos, hay un equilibrio de fuerzas, que hace por ejemplo, que nuestro pequeño sistema solar funciona, gira en equilibrio. Pues hay que situarse siempre en relación a un sistema más grande. Pues vamos a comenzar por situarnos en relación con el planeta en el que vivimos, y en el cual nacimos. Vamos a situarnos físicamente... El cuerpo, no es ningún concepto, no es ninguna filosofía. Es una actitud ante todo. Y es a partir de la actitud, la actitud de los Budas, que va a nacer eventualmente, todo el resto, la conciencia, los pensamientos, la filosofía, el aspecto religioso, el aspecto energético, la homeóstasis, todo lo que emana de esto...

Bueno entonces, es muy importante no inclinarse hacia adelante, no inclinarse hacia atrás, no inclinarse a la derecha, no inclinarse a la izquierda. Es decir de encontrar verdaderamente un equilibrio. Con relación al cielo y la tierra. En los escritos antiguos taoístas, en china, se dice que el hombre es un guión, es un guión entre el cielo y la tierra.

Entonces, no es solo la forma física. No es solo la actitud, física. Pero también la respiración. El ritmo, la respiración, justamente el intercambio, entre el cielo y la tierra. Entonces a través de esta forma, correctamente posicionada, circula la energía, y en especial en forma de respiración. Intercambiamos, inspiramos, espiramos y pues la misma materia de la respiración, el ritmo respiratorio. Entonces en el zen, como expliqué durante la marcha del kin-hin, concentramos nuestra atención en la espiración. Vaciamos los pulmones, expiramos lentamente, despacio, imperceptiblemente y al fin de la espiración, soltamos. La inspiración se hace automáticamente. Esto es el método de base de la respiración zen. Pues esta respiración, se basa en la espiración; durante la espiración, empujamos los órganos internos hacia abajo, y vamos a arraigarnos, a echar raíces en el suelo.

Chequeen siempre la postura. La nariz, la punta de la nariz y el ombligo en la misma línea. Las orejas y los hombros sobre el mismo plano. Las rodillas bien ancladas en el suelo. La pelvis ligeramente basculada. Los hombros relajados…



 



Volver a la lista de los kusenes