Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Domingo 20 de Julio de 2003

Quisiera decir otro teorema: En cada esquema de equilibrio molecular, un esquema de equilibrio molecular es H2O, se revela de forma espontanea una ética. Esta ética es la moral fundamental. Para emplear un lenguaje científico porque, de todos modos, las verdades sean religiosas o filosóficas, existen igualmente a nivel científico, a un nivel mucho más radical, simple. A nivel celular, a nivel molecular, la moral, por ejemplo los diez mandamientos que están en la biblia, puede ciertamente ser explicada de manera científica. Por lo tanto, en cada esquema de equilibrio molecular, existe, se revela espontaneamente una ética. Por supuesto, una ética molecular y esta ética es la expresión de la moral. Digo esto en relación con el inicio del capitulo Gyo Ji que estoy reescribiendo. Intento explicar el sentido profundo de la palabra Gyo Ji. La palabra Gyo Ji es precisamente la expresión fundamental de la moral en la práctica de los grandes maestros. Luego, explico que más de un patriarca en el zen, cada uno de los grandes maestros ha expresado a su manera la moral fundamental. Y a veces esta expresión parecía contradecir la expresión de un predecesor o de un sucesor. Sin embargo, no se contradicen. Por lo tanto esta moral fundamental es en extremo importante en la actualidad, cuando estamos un poco perdidos en nuestra sociedad en completa mutación, donde los antiguos valores ya no son eficaces y no se han reencontrado, encontrado aún los valores profundos en su expresión contemporánea. Es como el artista que ha terminado una obra y se encuentra en una suerte de gestación para comenzar una nueva. Se siente desequilibrado, confuso, un poco deprimido, ansioso. Y paf! Desde que comenzó la nueva obra, ya ella está ahí, ya empieza a venir. Imagínense ustedes que la religión cristiana no tiene más que dos mil años ante los millones de años de la historia humana. Por millones de años la moral fundamental ha siempre existido y es eso lo que aún hoy sostiene el funcionamiento humano. Si no encontramos esa moral, estamos abocados a un gran peligro.

Así que en todas las religiones hay preceptos: no matarás, no robarás, no hagas esto, no hagas lo otro…Pero no se puede en verdad enumerar todos los preceptos. No se puede ciertamente nombrarlos, explicarlos racionalmente. No se los puede limitar a un número dado. Su forma puede evolucionar según el tiempo y el espacio. Por ejemplo, el precepto de no comer puerco en la religión musulmana, es apropiado para un tiempo y un espacio dados. Hoy en día, incluso si usted es cristiano, va a visitar una familia musulmana, comparte una comida con los musulmanes, si come puerco infringe un precepto fundamental. En el zen, la relación con los preceptos me ha impresionado mucho, me gusta mucho. En el zen los preceptos se transmiten como un regalo precioso. El precepto no es una prohibición, un límite. El precepto es la dirección de la verdadera felicidad, como cuando vamos de excursión y seguimos las flechas sobre todo si el camino se hace escarpado o peligroso en la montaña, con los precipicios. Si no sigues las flechas, rapidamente vas a perderte en el monte aúnque el camino, el sendero se encuentre a pocos metros de tí. Seguir las flechas es seguir la moral fundamental. Esta moral está escrita en todas partes, a cada momento. Es en verdad la vía del bienestar, de la felicidad verdadera, de la paz. Es fundamental. En cuanto a nosotros, eso no nos gusta porque no está de moda. Porque las gentes no saben no lo que es. No ven el lado vivo, amoroso que tiene. La moral fundamental es lo que el maestro transmite a sus discípulos: "Toma, te transmito los preceptos, esta moral infinita, absoluta, viva para siempre."




Volver a la lista de los kusenes