Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Volver a la lista de los kusenes    

Dojo de Montpellier, el Martes 4 de Enero de 2005

El tiempo es un concepto importante para la conciencia humana, al igual que el marinero perdido en el mar debe saber como usar el sextante.

En el budismo, se sabe que hay tres tiempos, se dice a menudo: "Todos los Budas de los tres tiempos." Obviamente, los tres tiempos son: pasado, presente y futuro. Pero en realidad, hay tres maneras de definir al tiempo, las tres son muy importantes para nuestra conciencia, para nuestra actitud ante la vida y la muerte.

Son también tres reglas de tiempo, tres definiciones del tiempo. La primera: Todo es impermanente, nada permanece, todo desaparece, todo cambia. No nos podemos apegar a nada. La segunda: El tiempo y el ser son no-nacidos y no desaparecen nunca. Es el mundo del espíritu, el mundo de Buda. La tercera: aquí y ahora. Solamente aquí y ahora es la realidad.

Estos tres aspectos deben superponerse, juntarse con el fin de saber, como en un mapa marítimo, donde estamos.

Estan los que sólo viven en el mundo de las apariencias, apegandose a lo que se manifiesta, a los amigos, y que abandonan, olvidan, el mundo de los Budas. Estan los que quieren todo el tiempo permanecer en el absoluto y se niegan a compartir, a mezclarse con el mundo del siglo, considerando que no forman parte de la realidad divina y absoluta. Estas dos categorías de personas, se equivocan.

Para terminar, cuando se encuentra el equilibrio entre lo absoluto y la impermanencia, nuestro aquí y ahora deviene el punto central del universo. Pues, el tiempo es, Ja, Ja, Ja, ¡el tiempo es dinero! No se debe malgastar. ¿A qué nos debemos apegar? ¿Qué es lo importante? ¿Es que una persona que vive veinte años o una persona que vive miles de años son tan diferentes?

Pues, ahora, debemos situarnos. Nada debe dejarse al azar. Debemos ser claros con todas las existencias y no dispersarnos. Tomar la vida como una cosa preciosa e importante no quiere decir apegarse, ser dependiente de ella como de una droga. Se habla de droga, de la heroína, la cocaína, pero la droga, es un estado de espiritu antes que nada. La mayoría de los habitantes de este planeta estan dopados, intoxicados. Por esta droga, por esta intoxicación, son reducidos a la esclavitud por los distribuidores de todas clases: productos de consumo, modas, opiniones, gustos musicales o artísticos e incluso religiones. Poco importan los personajes de nuestro mundo, de nuestra historia actual. Poco importa que haya gente que domina el mundo, si lo dominan bien, para el bien. El problema es que la gente que domina el mundo, los poderosos, son verdaderos demonios y no rse dan cuenta, precisamente, la reunión de los tres tiempos. La reunión de los tres tiempos del que les hablé, es la condición normal. Cuando reunimos los tres tiempos, no podemos equivocarnos, no podemos ser injustos. El "aquí y ahora" no se equivoca nunca. En zazen, se puede comprender lo que es aquí y ahora. En zazen, se reúnen los tres tiempos. Todo es impermanente, pueden olvidarlo todo, darse cuenta que están solos. Pueden comprender el aquí y ahora porque justamente paran de mirar al exterior y pueden comprender esta existencia infinita sin nacimiento, sin desaparición. Son simplemente un boddhisattva.

Volver a la lista de los kusenes