Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 7

Yo y los demas

9 >>

Problemas en la práctica - testimonio.


Pregunta
Hola Stephane, me llamo [XXX] tengo 30 años soy argentina y desde finales de marzo practico zazen.
Este mail es porque noto agresividad en las sesshines.
Hace días fue mi segunda sesshin, me proponen estar en el servicio y acepto y aclaro que deben guiarme porque desconozco as ceremonias por lo tanto hay cosas que para mi NO SON OBVIEDADES porque no estoy familiarizadas con las mismas.
Por un acuerdo con la gente de servicio yo servia a la mitad derecha del dojo. Mi primer error fue que en la primer getmai no serví el te a cada
uno sino que repartí los termos para que se sirvieran, cuando la
mitad dela gente ya se haba servido el te advierto mi error. Luego me preguntaron porque no serví a los que faltaban si ya me había dado cuenta y respondí “ a todos o a ninguno, todos importan o no importa ninguno”… “ no creo que buda se haya enojado, otro día lo invito a comer algo rico.”
Al otro día en la getmai, cuando termine de servir ala mitad que e correspondía noto que no se habían traído los termos de te así que acuerdo con compañero en voz baja en ir a buscar el te, cuando regreso con los termos ahí se armo el lío. La monja que dirigía me dice de muy mala manera y furiosa que no debía levantarme, que faltaban personas servir la getmai, yo me pregunte si se refería a mi en esos malos términos y quede perpleja y la monja me vuelve a despertar de la perplejidad dirigiéndose furiosa hacia mi diciendo “ayuda a servir” pensé en levantarme e invitarla a ayudarnos a servir y recordarle que el capitán es el último en abandonar el barco. Me avergonzó me angustió y me expuso delante de 40 personas.
Cuando terminó la ceremonia le pedi que marcara mi error nuevamente porque no me había quedado claro y la monja me lo explica muy amorosamente. ¡Que desconcierto! ¡que espíritu esquizoide! ¡Dr jeckilly Mr hyde!... Bajo su tono cuado me lo explico de igual a igual fuera del dojo y en función de monja ejerce esa violencia. Después me explicó que así lo aprendería. Trabajo en educación y rehabilitación de gente discapacitada y puedo poner en tela de juicio los métodos de enseñanza aprendizaje. No todos aprendemos significativamente desde la exposición y la agresividad en público. Luego del incidente comencé a llorar… Le dije ala monja que si me hubiera dado cuenta antes de que faltaban personas servir me hubiese levantado igual a buscar el te porque desconozco las obviedades. También le dije que había abusado del poder.
Mis compañeros me consolaban diciendo que lo iba a entender con el tiempo, ¿lo entenderé con el tiempo o será que con el tiempo los malos tratos se tornan normales?. Me dijeron “bienvenida al mundo zen.
Parece mérito el mal trato “ a mi me cagó a pedos kosen y no sabes como grita” ¿perdón?, si vos me
hubieses gritado Stephan yo te hubiese invitado a que te tomes tu tiempo y a que te dirijas a mi de mejor manera.

En mi primer sesshin vine desilusionada, vi a los monjes pelearse por un centímetro de sabutón, boicotearse entre ellos, Hacer chistes durante el zazen y ridiculizar a quien dirigía por pedirles silencio. Ante mi asombro me dijeron “Somos seres humanos y hay que abrazar las diferencias” , ¿Qué diferencias? Una cosa es abrazar las diferencias y otra cosa es sostenerle el lugar a un mal educado. Que parte de la frase “silencio que estamos en zazen" un adulto no puede entender. Los escuche quejarse de las cucharitas de café, confundiendo la sesshin con un spa.
Quiero aclarar que también conocí personas que con sus gestos amables y espíritus humildes hicieron que los que nos iniciábamos, nos sintiéramos cómodos y generar la sensación de que el zazen puede practicarse entre personas.
Tal vez estoy en el lugar equivocado practicando algo que verdaderamente quiero hacer.
Te mando un saludo y te agradezco el tiempo dedicado en leer este mensaje.


Repuesta
Estoy verdaderamente apenado por tanta estupidez, y esto no corresponde en absoluto con mis deseos. Ciertamente mi enseñanza es mala a juzgar por tales resultado. Aunque los "capataces" crecen por todas partes de manera espontánea, te presento mis disculpas por haber enseñado tan mal a mis discípulos.
Pasaba lo mismo con mi Maestro Deshimaru, la gente le tenía miedo y decían:
"¡Cuando Deshimaru se enfurece, es terrible!"
Es verdad que sus enojos podían ser terribles pero por buenas razones, y era muy raro. En general, era cortés y muy paciente; la prueba es que me soportó durante quince años con tanto amor que yo no me alcanzaría la vida para retribuírselo. Era respetuoso y muy gentil, sobre todo con los principiantes.
Dile a mis discípulos argentinos de mi parte que deseo que sean amables, que se hablen con amor, que esto es más importante que los boles de guenmai o los termos del café. Detesto a los polis y los fascistas, detesto a los jefes y las jerarquías. Estoy muy triste de oír tu testimonio.
Volver a la lista de las preguntas