Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 4

Psicología

6 >>

El lugar de la bofetada.


Pregunta
Buenos días: Acabo de leer este link: http://charlyleprof.free.fr/leblog/?p=195 y me pregunto por el lugar de la bofetada en nuestra sociedad. Parece que muchos la condenan. No tengo esta opinión, para mí la Bofetada Magistral es una enseñanza I shin den Shin. Esto forma parte desde el tribunal del docente, al tribunal del alumno pasando por la mejilla :) ¿usted que pertenece a un linaje en donde se enseñanza el dharma y tiene que encargarse de estudiantes, qué piensa al respecto? ¿Una buena bofetada no es como un buen golpe de kyosaku?
Repuesta
No puedo pretender estar a favor o en contra de la bofetada, todo depende del contexto y de la manera en la que sea administrada. Dios sabe si recibí bofetadas cuando era chico y varios de mis profesores habrían merecido un buen golpe de puño en los dientes por tratar a un niño de este modo, mi padre también a veces me pegaba exageradamente pero había practicado boxeo y jamás me golpeó en la cara. Cuando en mi Maestro Deshimaru, soy sin duda uno de los discípulos que recibió más rensakus (literalmente bandada o lluvia de bastonazos) 5 o 10 veces sobre cada hombro, pero con el Maestro Deshimaru ni una sola vez me sentí humillado. Esto siempre me llenó de felicidad porque se hacía: (esto puede parecer raro) pero realmente lo daba mucho (era quinto Dan de Kendo) pero siempre sentí que me quería como a un hijo y siempre me golpeó con una gran sonrisa y mucho amor. Y cuando todavía pienso en eso tengo alegría en el corazón. A veces una buena bofetada corta las dudas y las complicaciones, no es no, y ayuda para el futuro de un niño a tomar sus decisiones con claridad.
Volver a la lista de las preguntas