Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen
    
Emociones

2 >>

La Muerte.


Pregunta
Maestro, perdí a mi padre cuando tenía dos años y hace algunos años estuve cerca de morir y perdí a mi hermano mayor en este acontecimiento. Esto despertó en mí un miedo latente, un miedo de enfermar, de morir, el miedo de la soledad y de dejar de existir. Desde este día, todos estos miedos me perturban y se expresan en mi vida; el hecho de perder me genera un gran sufrimiento y alimenta el miedo de continuar perdiendo a la gente que quiero, todos estos pensamientos y estos sentimientos me dan la impresión de que me vuelvo loco a veces, hay unos años que no duermo bien, todo esto me perturba... Por otra parte, me veo como un guerrero de la vida con una voluntad de hierro. Practico aikido, una vía maravillosa que descubrí estos últimos años y comienzo a practicar la meditación zen individualmente. Deseo solamente la paz y la paz mental en mi espíritu y en mi corazón y vivir aquí y ahora. Sé que la práctica es el camino pero los pensamientos y las cargas emocionales negativas son tan fuertes que estoy perdido la mayoría del tiempo y esto provoca mucho sufrimiento para mí y para otros. Hay unos años que no lloro... ¿Qué debo hacer? Gracias Maestro por dedicar vuestro tiempo precioso para responderme. Arigato.
Repuesta
Todos nosotros tenemos adentro estos mismos miedos. Sobre todo el miedo de perder a la gente a la cual se aprecia mucho o viéndoles irse o incluso nuestra partida. No hay otra actitud más que el consejo del guerrero que con calma pero firmeza hace frente a su destino aquí y ahora, en zazen o de pie frente al enemigo. Mi Maestro llamaba a este miedo la conciencia de Mujo, de la impermanencia. Precisamente es el temor a Mujo que motiva nuestra práctica. https://www.facebook.com/photo.php?fbid=638277889516031&set=a.499338033410018.129037.499317933412028&type=1&theater
Volver a la lista de las preguntas