Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 31

Mondos individuales

33 >>

No hay otro Dios más que Dios.


Pregunta
Cuando estos hombres me hablaban, a veces se servían de versículos del Corán que enunciaban primero en árabe antes de de traducírmelos. No hablo árabe sino que oía sonidos muy puros y muy nobles y les digo: usted habla un árabe muy puro. Entonces me respondieron: ¿habla árabe? Les respondí: no, solamente algunas palabras, pero me pasa que comprendo numerosas lenguas sin haberlas aprendido.

Me dijeron: usted es una persona muy despierta para poder discernir que utilizamos un árabe muy antiguo, ¿por qué interroga usted a un ser humano? (usted), en el Corán, Allah se define así: no hay otro Dios que Dios. Usted debe interrogar a Dios directamente y solamente Dios y Dios le dará la respuesta. Les respondí que me parecía sano cuestionarme y enviarle mis preguntas para no creer haber comprendido, para no equivocarme pero que efectivamente, dios estando en mí, la respuesta vendría de mi práctica. Me respondieron: siempre hay alguien que tiene una comprensión más grande que nosotros, hasta para un maestro, también usted debe interrogar a dios directamente y le aportará la respuesta. Respondí que a menudo la respuesta a mi cuestión llegaba así: por la boca de un niño, de alguien al que cruzara. Me dijeron: o simplemente observando una hormiga.

Les digo: ¡seguro! Me di cuenta que estos hombres debían tener no más de cuarenta años y que sus dos rostros eran a la vez jóvenes y muy muy viejos, me hacían pensar en hombres muy mayores. Me dijeron: ¿por qué le interroga?, ¿duda? Les digo: no hay no-duda indudablemente y ninguna no-pregunta antes de haberse planteado las buenas preguntas y de haber sometido sus propias respuestas a alguien que ya haya transitado la vía. Me dijeron: hay un peligro en divinizar a un hombre, un peligro del hombre que se diviniza. Dije: no divinizo a este Maestro. Me dijeron: hay un peligro en el que piensa que el ser humano es dios, es siervo de Dios pero si piensa que es el creador, es solamente la creación de su ego. Les digo: ¿el hombre no es creador de su ego? Me dijeron: el hombre creó su ego y su ego le hace creer que es creador del mundo entero.

Pero Dios sólo es Dios y aunque se tenga el libre albedrío de no considerarlo como gran creador, se tiene sólo esta libertad. Durante el poco tiempo de su vida humana, para todo lo demás, finalmente es Allah quien decide. Todo se había parado en el Cyber Café: la gente alrededor se había desprendido de la pantalla de su ordenador y escuchaba, en silencio. Algo en mí me dijo que pare la discusión, las palabras, las explicaciones y luego hacía falta que fuera a trabajar. Se los digo y les digo también que no había que, a mi juicio, tratar de aprehender, no querer explicar todo, no comprender todo por lo mental. Allí guardaron silencio un momento bastante largo y me dijeron: en todo caso, este encuentro con usted esta mañana no se efectua por casualidad. Es la guía. Somos guiados, usted y nosotros. No es por casualidad y las palabras que pronunciamos vienen de más allá de nosotros.

Les hice gassho para saludarlos y se fueron, respondiendo a mi saludo inclinándose, respetuosamente. Algunos minutos después, uno de ellos volvió y dijo: Parakalaofik, gracias. Este encuentro no se efectuó por casualidad. Le respondí: gracias, el mensaje de este encuentro aparecerá ciertamente pronto. He aquí.

Sabine.

Gracias Maestro Kosen por su atención y por decirme cómo siente usted lo que acabo de vivir en la mañana.
Repuesta
"¿por qué interroga usted a un ser humano? (usted), en el Corán, Allah se define así: no hay otro Dios que Dios."

Respuesta: ¿no se interrogó a los profetas?

Estoy completamente de acuerdo con: no hay otro dios que dios, entonces ¿por qué no me interrogaría? Es dios quien interroga a dios. ¿Qué significa Allah es grande? Ciertamente no se trata de una escala de valor humano y comparativa, ciertamente la traducción es errónea. Para Allah, más grande de lo que pudiéramos imaginar es irrisorio, Allah es ilimitado tanto en lo grande como en lo pequeño. Cómo imaginar que hubiera varias religiones ya que no hay otro dios que dios, pero los seres humanos interpretan con sus límites.


"hay un peligro en divinizar a un hombre, un peligro del hombre que se diviniza... hay un peligro en el que piensa que el ser humano es dios, es siervo de Dios pero si piensa que es el creador, es solamente la creación de su ego."

Respuesta: pienso lo contrario, hay un peligro en dejar que el hombre continue en tener que comportarse como un esclavo o como un animal y que hay una urgencia para que reencuentre en él la raíz divina. Cree que no es dios, este es el problema. Es la razón por la que no toma sus responsabilidades. Entonces es ateo o bien espera todo de dios pero nada cambia porque él el hombre mismo no cambia. ¿Cómo el hombre no sería él mismo dios, si dios es toda cosa?

Cuando el hombre deja de identificarse con su ego limitado e ilusorio se diviniza y esta muy bien. Por ejemplo si miro mi mano, digo: es mi mano, forma parte de mí, pero es evidente que no soy una mano, pero hasta mi mano misma puede decir que forma parte de mí. Y si me quemo la mano sufro en todo mi cuerpo y en mi espíritu pues no esta separada de mí. Lo mismo ocurre en mi relación con dios, soy sólo una parte de él pero lo soy completamente y él me es completamente.

Y en este sentido si subo en conciencia hasta tener la misma raíz que la de mi creador somos nada más que sólo uno. Dios nos dejó el libre albedrío y es por esta razón que somos creadores, pero vea el mundo que creamos como es de malo e imperfecto y decimos vilmente que esto no es nuestra responsabilidad, dios espera de nosotros que creemos un mundo bello, justo y armonioso, y tenemos esa capacidad, gracias a dios.


"Les digo: ¿el hombre no es creador de su ego? Me dijeron: el hombre creó su ego y su ego le hace creer que es creador del mundo entero. Pero Dios sólo es Dios y aunque se tenga el libre albedrío de no considerarlo como gran creador, se tiene sólo esta libertad. Durante el poco tiempo de nuestra vida humana, para todo lo demás, finalmente es Allah quien decide."

Respuesta: justamente, incluso si cree lo contrario, el hombre no es verdaderamente creador de su ego, es más bien el mundo entero que le hizo creer en este ego: herencia de sus padres, educación de su familia, religión, la escuela, su país, la sociedad, la información, le forjaron con una personalidad en la cual cree como siendo la suya propia. Es desgraciadamente incapaz de crear algo fuera de lo que ya conoce y que llama el mundo entero. Abandonar este ego y el mundo que lo acompaña y entonces por fin es Allah que decide a través nuestro. No es necesario morir para esto, el paraíso de Allah existe aquí, ahora y por todas partes, y siempre.
Volver a la lista de las preguntas