Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 24

Relación Maestro-discípulo

26 >>

La relación con un maestro.


Pregunta
Es una pregunta que posiblemente no debería hacerte, porque concierne a una relación con otro maestro que tú, pero tengo ganas a pesar de todo de eso. Pasaré por alto los detalles, demasiado largo. Lo cierto es que hoy, después de no haberlo visto por elección deliberada, yo sólo tengo ganas de una cosa: ir a sentarme con el que considero mi maestro. Fuera por razones diversas, estoy hoy en una etapa en mi relación con él donde tengo ganas sólo de una cosa: darle una bofetada. No quiero juzgar si está bien o mal, es así en mí, totalmente como con estas ganas, coexiste un amor muy grande, posiblemente más importante que para mi padre. Entonces sí, tengo miedo de estas ganas viscerales de darle un cachetazo. Sé que esto forma parte de la historia de ciertos maestros antiguos, y no tengo ganas de imitarlos. Pero no puedo mentirme, ni a él tampoco, no más quiero romper este lazo.
Mi pregunta finalmente es: ¿darle una bofetada al maestro es otro modo de hacer sampai delante de él, y la capacidad de un maestro que recibe esto es lo que permite reconocer a un Transmisor Auténtico del Dharma??
Gracias.
Buena continuación
Repuesta
Diría que este tipo de relación entre maestro y discípulo es un poco de neurótica, comprendo que se pueda sentir amor y respeto al profesor que transmite así tan generosamente su saber precioso, comprendo que se pueda esperar que nos observe y nos dé algunos signos de reconocimiento. Pero si tú das tu propio poder y deseas mantener una relación de dependencia respecto a él, vas por mal camino y debe corregirte de manera inteligente. Y si el mantiene este tipo de relación con sus discípulos en lugar de revelarles su propia naturaleza, como es a menudo el caso, también va por mal camino y merece una bofetada en su boca.
Muy raros son los maestros auténticos que tienen como única preocupación acoger a los demás, hasta no sé si merezco colocarme en esta categoría.
Volver a la lista de las preguntas