Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 18

Vida cotidiana

20 >>

Educar a contra corriente.


Pregunta
Hola maestro, en primer lugar me gustaría expresar mi gratitud por haberte conocido a usted y su Shanga en Shobogenji. La experiencia del campo de verano, sin duda, ha cambiado mi vida por lo que me permite ver otra realidad, y me mostró que las cosas pueden ser muy simple ... sin embargo, tengo un problema que a veces me complica la vida ... jajaja Yo trabajo en el campo de la educación con niños y adolescentes en un barrio de Santiago, Chile. En esta zona hay muchos problemas con las drogas y la delincuencia, y los niños deben vivir a diario con esta realidad. Durante la semana, con mis colegas, preparamos actividades divertidas y talleres a través de los cuales se busca promover el trabajo en equipo, el amor al prójimo, la capacidad de escuchar (y de escucharse a uno mismo) y otros valores que consideramos importantes. Sin embargo, a menudo nos entristece ver que nuestro trabajo no sirve para nada a los niños que prefieren vernos como una necesidad de desafiar la autoridad. Ellos no escuchan y no respetan la obra o los materiales que a veces son los de su propio barrio.
Me gustaría tu opinión sobre esto, o consejo. Muchas gracias.
Gassho.
Repuesta
Desde el momento que le haces tomar conciencia al niño o adolescente de su valor en cualquier campo, y le haces tomar conciencia de que es bueno, que tiene aptitudes, hacerle tomar conciencia de su singularidad y si se le da además una responsabilidad, se vuelve inmediatamente positivo, constructivo por su parte. Esto es lo que hizo mi maestro conmigo, que no era más que un sinvergüenza sin educación, pero por sobre todo no tenía ningún reconocimiento del valor particular, y pues me definía por la maldad y las estupideces que hacía.
Volver a la lista de las preguntas