Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 97

Vida cotidiana

99 >>

5) ¿Se puede practicar y sin embargo tener experiencias sociales y humanas?


Pregunta
Le admiro por haber creado una comunidad, aunque no lo haya querido, aunque sus fieles hayan venido como mariposas atraídas por la llama. Le admiro aún más si lo ha querido. Pero, me pregunto, esta vida en comunidad, esta vida donde todo se puede experimentar, pero en el seno de la comunidad, ¿cómo saber que no es una vida encerrada? Porque esta chica que quiere un bebé, que tiene una profesión, ¿está perdida? Va ha pensar que es con mala fe: ¡nunca ha recomendado no tener hijos! ¡nunca ha recomendado no tener una profesión! ! ¡nunca ha obligado a los discípulos a venir a acurrucarse como corderos al calor en el aprisco! ! ! Pero CONCRETAMENTE ¿Cómo se puede conciliar una profesión, un bebé, el campo de verano, el campo de cada estación?








Repuesta
Antiguamente, el Zen estaba reserva exclusivamente a los monjes que no tenían, evidentemente, el derecho de casare ni de tener una vida civil. El Maestro Kodo Sawaki quiso que esto fuera de otro modo y comenzó a enseñar en las universidades y a laicos de todo tipo (actores, geishas...). Incluso tuvo como dicípulo, después de la guerra, a un ministro de finanzas que hoy es un eminente maestro zen en Japón. Esto fue una verdadera revolución para el Zen. El Maestro Deshimaru siguió su ejemplo y transmitió esta enseñanza a los laicos franceses y europeos. Yo mismo soy el ejemplo de mi maestro y debo afrontar las dificultades que esto conlleva, pero, para mí sentir: ¡qué riqueza para el Zen y que riqueza para la sociedad!

Volver a la lista de las preguntas