Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 13

Vida cotidiana

15 >>

El padre y el sable.


Pregunta
Estudio el zen deasde hace casi dos años, practico zazen regularmente pero me parece que en la vida diaria algunos de mis actos y palabras son desmesurados. Por ejemplo, quise ayudar a mi padre que acababa de hacerse agredir abajo, en nuestra casa, por vecinos que creí que yo se portaron como sinvegüenzas en ese momento.
Practicando el iaido, descendí armado de un iaito (sable no cortante) para disuadir a estos tres individuos que se le lo habían agarrado con mi padre. Salí con él y viendo que esto no servía para nada lo deposité en la entrada para discutir con esta gente, mientras mi padre había ido a presentar una denuncia. Pero mientras que discutía con esta gente, uno de ellos me robó el sable. No siento la pérdida del arma. Pero mientras le escribo, mi padre está denunciando esto y estos hombres tienen mi sable y podrían decir que les amenacé con él. Siento haberme enfurecido con esta arma que finalmente no saqué ni utilizé sino que estos hombres han tomado y podrían servirse de esto contra mi padre yo yo. Es el acto más desmesurado que cometí en mi vida, y manifiestamente estoy lejos del control de mi mismo y del zen... Siento haber actuado de manera considerable, ¿pero tuve razón de actuar?  ¿ Cómo reparar este error?  Le agradezco de antemano su respuesta.  Gassho
Repuesta
Usted actuó bien, salvo de haber perdido su sable. Usted sabe que cuando se saca un sable es para cortar y es un poco delicado hoy en día andar degollando gente por la calle. Y si usted no tiene la intención de resolver la situación con su sable, hace el ridículo en la calle con esa arma.  Es una buena lección para usted para comprender más profundamente el espíritu auténtico del iaido.  En tal situación sería más eficaz de emplear un nunchaku.
Volver a la lista de las preguntas