Asociación Zen de América Latina

  Sangha del Maestro Kosen

Documento sin título

Mondo on line

Preguntas de los internautas al Maestro Kosen

Las últimas preguntas
Actualidad, deporte, política
Amor y sexualidad
Bien y Mal
Budismo
Ceremonias
Ciencas
Conceptos
Cuando y donde
Curioso
Despertar
Diálogos con Roland
Dinero
Dios y las religiones
Emociones
Enseñanza
Illusiones
Karma
Kesa
Kosen
Mondos individuales
Muerte
Otras disciplinas
Otras sanghas
Pensamientos
Postura
Práctica
Psicología
Relación Maestro-discípulo
Salud
Sufrimiento
Transmisión
Vida cotidiana
Vida de los Maestros
Web
Yo y los demas
Zazen
Zen

<< 15

Salud

17 >>

Trastorno de pánico con agorafobia.


Pregunta
Buenos días: No sé si usted se tomará un tiempo para responder a mi pregunta porque es muy específica, la espero en todo caso. Hace años que peleo contra una enfermedad que es el trastorno de pánico con agorafobia que es en mi caso una forma de fobia social. Lo que implica que difícilmente salgo de mi casa. ¿Piensa que podría practicar el zen en mi casa, únicamente con el objeto de que éste pueda ayudarme a salir de esta prueba? Inútil precisar que ya probé diferentes cosas de lleno para salir de esto pero en vano. No desespero por encontrar la solución. Posiblemente gracias a su respuesta iluminada... En todo caso, gracias por haberme leído.
Repuesta
La angustia es el síntoma de un proceso bastante poderoso de evolución, pero al hombre le horroriza evolucionar porque tiene un cagaso incontrolable a lo desconocido. El problema es que cuando no se puede pasar el obstáculo se tiene la imagen del caballo que se niega a saltar. El obstáculo nos parece invencible y la angustia se vuelve crónica. Si esta angustia la tomó por primera vez en un ascensor usted va a decir que usted es claustrofóbico si la tomó en medio de la muchedumbre, que es ágora, un buen medio de estigmatizar esta angustia como patología casi predestinada, que se le vino encima. Y así usted le da una importancia y una fuerza que le prohíbe enfrentarsele. Conocí estos fenómenos de angustia muy bien cuando era joven y todavía existen en mí en estado potencial, todavía hoy y se expresan a veces como mensajeros, hay que dejarles también su sitio. La enseñanza de mi primer maestro cuando tenía dieciocho años, me mira con severidad y un poco de desprecio y me dice: "revuélcate tú en tu angustia". Para practicar en su casa, basta con practicar en su casa. Es preferible fijar un horario preciso y una duración de práctica que usted debe respetar.
Volver a la lista de las preguntas